Monday, July 03, 2006

Muerte al Amanecer - Capítulo 1

CAPITULO 1

Al despuntar el alba, el Magnate empresario volvía a su residencia en Chaclacayo, visiblemente cansado pero manteniendo la alegría que le caracterizaba. Aún llevando encima una malanoche, no perdía aquel porte de elegancia que, tanto sus trabajadores, socios y amigos, envidiaban sanamente. La fiesta de año nuevo había sido a todo dar, pero Luis Banchero no era un hombre cuya afición fuese la bebida; aún siendo primero de Enero, lo único que deseaba era dormir, luego darse una ducha fría y dirigirse al trabajo. "La única forma de crear riqueza es trabajando" les decía a sus trabajadores, quienes se identificaban con sus sueños y su obra, pues confiaban ciégamente en él. En la tarde del día anterior a la fiesta, se había reunido con el español Joaquín Peña, el hombre de Comergeral, que controlaba el comercio mundial de la harina de pescado.
--Los peruanos le estamos estropeando el negocio, ¿verdad? --Le decía Banchero cara a cara a Peña
--Más o menos --le respondió fríamente, mirándole a los ojos
--Más que menos, diría yo
tras una larga pausa y un suspiro de frustración, Peña añadió --Los peruanos le están arruinando el negocio a todo el mundo.

Luis Banchero se detuvo frente a la hermosa casa de su propiedad y bajó del poderoso sedán que conducía, y dió la vuelta al vehículo dirigiéndose a la puerta del copiloto, al tiempo que la abría a su acompañante.
--¡Pero qué galante!, habías estado mudo todo el camino.
--Lo siento Eugenia, pero realmente lo único que deseo es irme a la cama.
--¡y pensé que nunca lo dirías! --dijo Eugenia mientras le miraba con ojos lujuriosos.
Luis le dirigió una mirada divertida --Vamos, que sabes a lo que me refiero. Entremos.

Luis Banchero y Eugenia Sessarego habían comenzado un affair hace algunos meses, y habían ido juntos a la reunión de año nuevo. Al entrar a la espaciosa sala de la residencia, Luis notó que una de las estatuillas de su colección había desaparecido. Lo que no notó fué una sombra que se movía tras él, y solo sintió el impacto del pesado bronce contra su cabeza, que terminó por desplomarlo de bruces al suelo. Aún en el estado de semi conciencia, sentía como aquel personaje que se había materializado de un segundo al otro, le ataba las manos y los pies.
Hasta que Luis se dió cuenta...
Juan Vilca, el hijo del jardinero, tenía una manera tan peculiar de hablar que lo identificó aún dentro de los estragos del golpe.
--¡Juan! ¡Qué mierda estás haciendo! --Le gritaba Luis desde el suelo.
--¡Cállese la boca...Cállese! ¡CÁLLESE!
En ese momento Luis Banchero abrió los ojos, en una expresión de sorpresa, dolor y horror, mientras trataba de gritar. La voz no le respondía, pues sus pulmones succionaban como esponjas todo el aire que les fuera posible. La terrible sensación del frío metal penetrando en su carne, irónicamente le quemaba. Luego sintió otra puñalada más, y otra. La vida se le escapaba del cuerpo lentamente, mientras se desangraba. Todo a su alrededor era confuso. Los gritos de Eugenia, la voz de Vilca. No podía discernir las palabras que oía. Ahora sentía frío y la vista se le oscurecía. Sintió un portazo, y luego el ruido de unas llantas que se alejaban a toda velocidad de la entrada de la casa. Luis podría haber jurado que nunca vió ningún otro auto en la entrada al estacionarse.

Ahora Luis Banchero se desvanecía; su último recuerdo lo transportó cuando vendía alcohol en las haciendas de la sierra, en sus épocas de estudiante, y cuando el japonés le hacía esperar dos horas bajo el sol antes de abrir su tambo. Mientras sudaba en aquel calor insoportable se preguntaba cuál sería la mejor manera de joderlo. Y lo hacía. Le vendía el doble de alcohol y más caro.

6 Comments:

Blogger digler said...

esa es un historia envuelta en enigma, pues los motivos de vilca no quedaron del todo claros...

muy buen inicio

8:29 AM  
Blogger Dragón del 96 said...

Normalmente cuanod leo una historia me transporto al futuro de la misma. Aún me siento desconcertado por estos últimos posts tuyos.

Espero... pacientemente.

Te leo.

5:31 PM  
Blogger Ursula said...

Hola!, te devolvía la visita...Empezó interesante la historia, y transcurre en el año que nací, así que también hay un motivo histórico para seguir leyéndola...
Saludos!

6:14 PM  
Blogger Gonzalo said...

Gracias a todos por sus comentarios. Espero poder continuar escribiendo la historia conforme sigo investigando.

:)

2:51 PM  
Blogger Laura Hammer said...

Buen texto, muy bueno en realidad. Del fondo y la forma te hablo luego
hoy solo comentaré el resultado: Bueno.

Una combinación pèrfecta con la voz de Sarah Vaughan para la música de fondo.

3:34 PM  
Anonymous Anonymous said...

Me pregunto como sabes tantos detalles tan interesantes... o intentas una especie de novela semi historica basada en este crimen?

Pregunto por que tengo interés personal en esta historia, y te pido que contestes honestamente.

Para mi no existe ningun enigma en esta historia... solo tristeza.

Gracias.

4:36 PM  

Post a Comment

<< Home